Select Page

Es en pocas palabras:

VIH significa virus de inmunodeficiencia humana. Se trata de un virus que destruye determinadas células del sistema inmunitario (la defensa del cuerpo contra las enfermedades que nos ayuda a mantenernos sanos/as). Cuando el VIH daña el sistema inmunitario, es más fácil enfermarse de gravedad e incluso morir a causa de infecciones que el cuerpo normalmente podría combatir.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es el virus que debilita el sistema inmunitario y que, en última instancia, causa el sida
El VIH puede ocasionar pocos o incluso ningún síntoma por unos 10 años antes de que se desarrollen los síntomas del SIDA. No existe cura para el VIH/SIDA, pero hay tratamientos disponibles.

 

 

El VIH se puede transmitir inclusive durante el juego previo a las relaciones sexuales. Los condones femeninos y masculinos de látex ofrecen muy buena protección contra el VIH.

 

 

El VIH puede afectar a cualquier persona, sea hombre o mujer.

 

 

La mayoría de las personas VIH- positivas no tienen síntomas durante años y sienten que gozan de buena salud, de modo que es posible que ni siquiera sepan que viven con el virus.

 

 

Una vez contraído el virus, este permanece en el organismo de por vida. No existe cura para la infección por VIH, pero hay medicamentos que ayudan a mantenerse sano/a durante más tiempo y que disminuyen las posibilidades de transmitir a otras personas.
El tratamiento es muy importante (por eso, es vital realizarse las pruebas de detección). Las personas que son VIH-positivas y que no se tratan mueren a causa del virus. Pero con medicamentos, las personas que viven con el VIH pueden mantenerse sanos/as y vivir muchos años.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuál es la diferencia entre VIH y SIDA?

El VIH (virus de inmunodeficiencia humana) es el causante del SIDA.

SIDA es una sigla que significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

VIH y SIDA no son lo mismo. Las personas que vivien con el VIH no siempre padece SIDA.

El VIH se transmite de persona a persona.

El VIH destruye un importante tipo de células del sistema inmunitario (denominadas células CD4 o células T) que nos protegen de las infecciones.

El SIDA es una enfermedad causada por el daño que el VIH produce en el sistema inmunitario y es susceptible de contraer infecciones raras y peligrosas

El SIDA es la fase más grave de la infección por VIH y, con el tiempo, termina provocando la muerte.

Sin tratamiento, usualmente transcurren 10 años desde que se contrae el VIH hasta la aparición del SIDA. El tratamiento desacelera el daño que causa el virus y ayuda a que las personas que viven con el virus se mantengan sanos/as durante varias décadas antes de que se manifieste el SIDA.

¿Cómo se transmite la infección por VIH/SIDA?

El VIH es transportado en el semen, las secreciones vaginales, la sangre y la leche materna.

El virus ingresa en el cuerpo a través de cortes o heridas en la piel y a través de las membranas mucosas (como el interior de la vagina, el recto y la abertura del pene). Se contrae el VIH por:

  • Tener sexo vaginal, anal u oral (sin protección)
  • Compartir agujas o jeringas para drogarse, hacerse perforaciones en el cuerpo, tatuajes, etc.
  • Ser pinchado con una aguja que tiene sangre infectada con el VIH
  • Tener heridas o ampollas abiertas que entran en contacto con sangre, semen (esperma) o secreciones vaginales infectados con VIH.

En Bolivia, la forma de transmisión más frecuente es el sexo sin protección. Puedes protegerte y proteger a tu pareja usando condones o barreras de látex bucales cada vez que tienen relaciones sexuales y evitando compartir agujas.

Este virus también se puede transmitir al bebé durante el embarazo, el parto o el amamantamiento. Una embarazada que vive con el VIH puede tomar medicamentos que reducen considerablemente las posibilidades de que el bebé adquiera VIH.

El VIH no se transmite por la saliva, de modo que nadie transmite por dar un beso, compartir alimentos o bebidas, o usar el mismo tenedor o la misma cuchara. El VIH tampoco se transmite por abrazarse, darse la mano, toser o estornudar. Y tampoco puedes infectarte por sentarte en el mismo inodoro de una persona infectada.

Hace muchos años, había personas que se transmitian por recibir transfusiones de sangre infectada. En la actualidad, donar o recibir sangre en cualquier centro médico es totalmente seguro. Los médicos, los hospitales y los bancos de sangre descartan las agujas después de usarlas y la sangre que se dona se somete a análisis para verificar que no esté infectada con el VIH ni ningún otro microorganismo.

¿Cuáles son los síntomas del VIH/SIDA?

En general, quienes viven con el VIH no presentan síntomas inmediatamente, pueden transcurrir 10 años o más antes de que se manifieste la infección.

Las primeras 2 a 4 semanas después de contraer el VIH, puede haber fiebre, dolor y malestar. Estos síntomas similares a los de la gripe son la primera reacción del cuerpo a la infección por el VIH. Durante esta etapa, hay una gran concentración del virus en el organismo, de modo que es fácil transmitirlo a otras personas.

Los síntomas desaparecen tras unas semanas y habitualmente no vuelven a aparecer en años.

Una vez contraído el virus, este se puede transmitir a otros, se tengan o no síntomas.

Síntomas tardíos de la infección por VIH

Una persona llega a etapa SIDA cuando tiene un recuento muy bajo de células CD4 o sufre infecciones raras (denominadas oportunistas) o algunos tipos de cáncer. En general, esto sucede alrededor de 10 años después de contraer el VIH y no recibir tratamiento. Con tratamiento, se puede demorar mucho la aparición del SIDA.

Las señales del SIDA incluyen lo siguiente:

  • Aftas (un revestimiento espeso y blanco en la lengua o la boca)
  • Dolor de garganta
  • Infecciones por hongos graves
  • Enfermedad pélvica inflamatoria crónica
  • Infecciones graves recurrentes
  • Cansancio persistente, mareos y aturdimiento
  • Dolores de cabeza
  • Pérdida brusca de peso
  • Formación de hematomas con más frecuencia de lo normal
  • Diarrea, fiebre, o sudores nocturnos durante mucho tiempo
  • Inflamación o rigidez de las glándulas de la garganta, las axilas o la ingle
  • Accesos de tos seca profunda
  • Sensación de falta de aire
  • Protuberancias violáceas en la piel o en la boca
  • Sangrado de la boca, la nariz, el ano o la vagina
  • Erupciones de la piel
  • Adormecimiento de las manos o los pies, pérdida del control sobre los músculos y los reflejos, incapacidad de movimiento y pérdida de fuerza muscular.
¿Cuál es el tratamiento para la infección por VIH?

La infección por VIH y el SIDA no tienen cura, pero existen tratamientos que ayudan a quienes los padecen a llevar una vida larga y saludable. El tratamiento antirretroviral (TAR) es una combinación de medicamentos que disminuye la concentración del VIH en la sangre; a veces hasta el punto de que el virus no se detecta en las pruebas.

Presta atención a tu estilo de vida, esto también contribuye a mantenerte sano/a. Esto implica alimentarse bien, dormir lo suficiente, hacer ejercicio, aprender a manejar el estrés y evitar el alcohol, el cigarrillo y las drogas.

¿Dónde puedo recibir tratamiento para la infección por VIH?

En el Centro departamental de vigilancia, información y referencia ITS/ VIH/SIDA (CDVIR), dependiente del SEDES, es un programa departamental fortalecido, que se encuentra en todos los departamentos del país, que ofrece una atención integral e interdisciplinaria, con un sistema de vigilancia y control eficaz, eficiente y de calidad para las ITS/VIH/SIDA. Contribuye a mejorar la calidad de vida, a través de la promoción de la salud y prevención de la enfermedad, respetando la diversidad sexual, cultural y los derechos humanos en el marco de la salud familiar comunitaria e intercultural

¿Qué hago si descubro que tengo VIH?

Es probable que al principio te sientas desesperado/a, desconcertado/a, asustado/a o avergonzado/a.

Contar con una buena red de apoyo y asesoramiento realmente ayuda, te sentirás mejor a medida que vaya pasando el tiempo.

La realidad es que las personas que viven con el VIH pueden entablar relaciones, tener sexo y llevar vidas normales tomando ciertas precauciones.

Consulta al médico lo antes posible para informarte sobre las mejores formas de mantenerte sano.

También es importante cuidar la salud emocional. Es aconsejable ver a un asesor o terapeuta especializado en VIH. Existen numerosos grupos de ayuda, que brindan un espacio seguro donde conversar sobre tus sentimientos con gente que entiende lo que estás atravesando.

En los Centros departamentales de vigilancia, información y referencia ITS/ VIH/SIDA (CDVIR) se brinda más información sobre tratamientos, asesoramiento y otras formas de preservar la salud física y emocional.

Es fundamental que les comuniques a todas las personas con las que mantengas relaciones sexuales que eres VIH-positivo. No es una conversación fácil, pero es importante.

¿Cómo les digo a los demás que soy VIH positivo?

Tal vez te asuste admitir que eres VIH-positivo, pero hablar seguramente te aliviará. Puedes apoyarte en un buen amigo o familiar que no sea crítico y en quien confíes para mantener en reserva lo que hablen. Los asesores y los grupos de apoyo también son fuente de alivio y pueden ayudarte a encontrar la forma de hablar con los demás sobre tu infección. Ten cuidado con quien hablas sobre tu situación; a veces, la gente con VIH es víctima de una injusta discriminación.

No hay una sola manera de hablar con tus parejas sobre el VIH, pero te daremos algunos consejos básicos que te serán de utilidad:

  • Trata de mantener la calma y recuerda que no eres el/la único/a en esta situación. Millones de personas viven con el VIH y muchas de ellas tienen pareja. Trata de entablar la conversación con una actitud calma y positiva. Vivir con el VIH es una cuestión de salud, no implica nada sobre ti como persona.
  • Infórmate sobre VIH y SIDA. Existen muchos mitos sobre el VIH. Por eso, lee información objetiva y prepárate para responder las preguntas de tu pareja. Dile a tu pareja que existen medicamentos que pueden ayudarte a vivir muchos años y evitar la transmisión. Tener sexo más seguro también ayuda a protegerte a ti y a tu pareja.
  • Busca el momento justo. Elige un momento sin distracciones en el que no puedan interrumpirte y un lugar privado y relajado. Si estás nervioso, puedes hablar primero con un amigo que conozca tu situación o con un asesor, o practica hablando contigo mismo. Tal vez suene extraño, pero practicar en voz alta lo que tengas para decir puede ayudarte a detectar qué es lo que quieres decir y ganar confianza para el momento de hablar con tu pareja.
  • La seguridad primero. Si tienes temor de que tu pareja te agreda, tal vez sea mejor comunicárselo por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto.
  • Evita jugar a las acusaciones cuando hables con tu pareja. Si uno de los dos dio positivo durante la relación, no significa necesariamente que hubo infidelidad. El VIH tarda algunos meses en aparecer en las pruebas, y la mayoría de la gente no presenta síntomas durante años. Por eso, mucha gente no sabe que tiene VIH y es difícil determinar cuándo y dónde contrajo el virus. Lo más importante es que ambos se hagan pruebas. Si se determina que solo uno de los dos tiene el virus, infórmate sobre cómo proteger al otro del VIH.

Es muy importante que les comuniques a tus ex parejas que tienes VIH para que también se hagan las pruebas. El Centro departamental de vigilancia, información y referencia ITS/ VIH/SIDA (CDVIR), puede apoyarte.

¿Qué debo saber si tengo VIH y tengo una cita?

Algunas personas, al enterarse de que son  VIH-positivos, sienten que su vida amorosa terminó, pero eso no es así. Las personas que viven con VIH pueden tener relaciones románticas y sexuales entre sí o con parejas que son VIH-negativos.

Las infecciones de transmisión sexual no son el mejor tema de conversación, Pero es fundamental que les digas a tus parejas cuál es tu condición, de modo que las ayudes a cuidar su salud.

Entonces, ¿cuándo debes comunicarle a una pareja con la que comienzas a salir sobre tu condición de portador? Tal vez no sea necesario decírselo la primera vez que salen, pero tienes que hacérselo saber antes de tener relaciones sexuales. Un buen momento quizá sea cuando la relación empieza a encaminarse en ese sentido y percibes que puedes confiar en la persona.

Es normal preocuparse por la reacción de la pareja, algunas personas se asustan mucho, si eso sucede, trata de mantener la calma y habla sobre tu plan para mantenerte saludable y evitar la transmisión. Quizá necesites darle un poco de tiempo y espacio para que procese la noticia; es normal. También puede consultar a su propio médico sobre cómo protegerse contra el VIH.

¿Tener VIH afecta el embarazo?

Los bebés pueden infectarse con VIH durante el embarazo, el parto o el amamantamiento. Por eso, se recomienda hacer las pruebas en las primeras semanas de embarazo. Si tienes VIH, los medicamentos antirretrovirales reducen en gran medida tus posibilidades de transmitirle el virus a tu bebé.

¿Cómo sé si soy VIH- positivo?

Es fundamental realizarse pruebas de VIH periódicas, en especial si se practica sexo sin protección o tu pareja da positivo, o se comparten agujas (inyectarte drogas, hacerte perforaciones en el cuerpo o tatuajes)

La única manera de saber con seguridad si eres VIH positivo es hacerte una prueba.

Si estás embarazada, hazte las pruebas de VIH en la primera consulta prenatal.

La prueba de VIH es bastante sencilla e indolora.

En general, el cuerpo tarda tres meses en fabricar suficiente cantidad de anticuerpos como para que puedan detectarse en la prueba, si bien puede demorarse un poco más. Este período durante el que no se detecta la infección a pesar de ya haberla contraído se denomina “periodo ventana”. Si te haces pruebas durante este periodo, es posible que den negativo, aun cuando en realidad estés infectado, y las probabilidades de transmitir el virus a otras personas son más altas.

¿Dónde puedo realizarme pruebas de VIH?

Una opción para realizarte pruebas para ver si tienes la infección por VIH u otras infecciones de transmisión sexual (ITS) en un centro de salud CIES salud sexual salud reproductiva, que te brindan asesoramiento sobre la infección por VIH, con servicios de orientación gratuitos y con personal capacitado para atenderte.

La prueba de VIH es confidencial, tu nombre y los resultados de la prueba se archivan en tu historia clínica. Tus médicos pueden ver los resultados. Si la prueba es positiva, los resultados se envían al Centro departamental de vigilancia, información y referencia ITS/ VIH/SIDA (CDVIR), para que puedan llevar las estadísticas de VIH departamental. Sin embargo, los resultados de las pruebas están protegidos por leyes de privacidad, de modo que ninguna otra persona podrá conocerlos sin tu autorización.

Las pruebas de ITS, incluidas las de VIH, no siempre forman parte del chequeo de salud o ginecológico habitual; de modo que es posible que debas pedir que te las hagan.

¿Cómo puedo evitar el VIH?

El VIH se propaga a través del semen, las secreciones vaginales, la sangre y la leche materna. Si tienes una vida sexual activa, protégete usando condón cada vez que tengas relaciones sexuales vaginales, anales u orales, no compartas agujas con nadie.

En lo que respecta al VIH, algunas actividades sexuales son más seguras que otras.

Las siguientes actividades son de “riesgo nulo”

Es decir, nunca se ha informado un caso de infección por VIH causado por:

  • Masturbarse
  • Tocar los órganos genitales de la pareja
  • Frotarse los cuerpos (sexo seco)
  • Besarse
  • Mantener sexo oral con un condón, barrera de látex bucal o envoltura plástica
  • Usar juguetes sexuales limpios.

Estas actividades son de “bajo riesgo”,

Es decir, sólo se han informado algunos casos de infección por VIH (entre millones) causados por:

  • Darse besos con la boca abierta (si las personas tienen llagas o sangrado en la boca)
  • Practicar sexo vaginal con condón
  • Practicar sexo anal con condón
  • Sexo oral sin condón ni barrera bucal
  •  

Estas actividades son de “alto riesgo”

Es decir, millones de personas se transmiten el VIH de esta manera:

  • Practicar sexo vaginal, anal, sin condón

El VIH ingresa más fácilmente si tienes llagas, cortes o aberturas en la piel por los cuales puede penetrar el semen, las secreciones vaginales o la sangre.

Por eso, no debes tener sexo si tienes una erupción de herpes u otras infecciones.

No existe ninguna vacuna que proteja contra el VIH.

¿Qué es la profilaxis de preexposición y cómo previene la infección por VIH?

La profilaxis de preexposición es un método que ayuda a prevenir una infección por VIH y que consiste en tomar una píldora por día. Reduce el riesgo de transmisión. Cuando la profilaxis de preexposición se combina con condones y otros métodos de prevención, es más efectiva. Es posible que la profilaxis de preexposición no funcione si saltas dosis. Incluso si se la utiliza correctamente, no hay ninguna garantía de que la profilaxis de preexposición funcione.

La profilaxis de preexposición solo pueden usarla personas que están expuestas a un riesgo muy alto de contraer el VIH por vía sexual o por el uso de drogas intravenosas. La profilaxis de preexposición puede ser adecuada para ti si:

  • Tu pareja es seropositiva
  • Tu pareja es seronegativa y tú o tu pareja tienen relaciones sexuales con alguien cuyo estado con respecto al VIH se desconoce
  • Tuviste sexo anal sin condón o te han informado en los últimos seis meses que padeces una infección de transmisión sexual.
  • Si no usas condón cuando tienes relaciones sexuales con personas que se inyectan drogas.
  • Consumiste drogas inyectables en los últimos 6 meses y compartiste agujas o recibiste tratamiento por consumo de drogas intravenosas en los últimos 6 meses.

Consulta con tu médico para saber si la profilaxis de preexposición es adecuada en tu caso.

¿Qué es la profilaxis postexposición y cómo evita el VIH?

La profilaxis de postexposición es un método que ayuda a prevenir la infección por VIH después de haber estado expuesto al virus. La profilaxis de postexposición implica tomar medicamentos contra el VIH lo antes posible después de haber estado expuesto al VIH para tratar de disminuir las probabilidades de convertirse en seropositivo. Esto podría suceder debido al delito de violación, a haber tenido sexo sin protección con alguien que tiene VIH o a haber compartido agujas con alguien que es VIH postitivo.

No hay ninguna garantía de que la profilaxis de posexposición funcione.

Tú médico te ayudará a decidir si es adecuado que uses la profilaxis de postexposición

Abrir chat
Ayuda